Excursiones: Las casas del Garraf

Entre la playa y la vía del tren, al pie de las montañas que forman la sierra de Coma Roja, está la pintoresca zona conocida como las Casas del Garraf.

En este barrio marinero construido sobre la arena de la playa, nos encontramos las conocidas “tiendas”. Unas casitas de madera pintadas de verde y blanco, utilizadas antiguamente por los pescadores para guardar los utensilios y actualmente remodeladas. Este barrio fue creado para y por el turismo incipiente a principios del siglo XX. Las primeras casas de las que se tiene constancia datan del 1923. A lo largo de los años, se fueron levantando más cabañas de madera, de estructura bastante débil que los temporales se encargaron de ir tirando al suelo.

No fue hasta el año 1931, que el señor Domingo Sorribas, con permiso de la Marina, mandó construir la primera cabaña sobre pilares. Visto el éxito de la construcción, otras familias se animaron a pedir el permiso necesario y construir su propia casita sobre pilares, estableciendo ciertas normativas en su construcción, como la separación de un metro entre casa y casa, para ventilación, higiene y prevención de incendios. Al cabo de 3 años ya se habían levantado el total de 33 casas que todavía existen.

En 1946, las casitas fueron pintadas con los colores que se han mantenido hasta hoy en día, blanco y verde inglés. Salvo algunos cambios, la propiedad de las mismas sigue siendo de los descendientes de los primeros constructores. Recientemente la Generalitat las ha declarado bien del patrimonio por su interés histórico y turístico.

El pueblo del Garraf

El pequeño pueblo del Garraf se encuentra a pocos metros de las casas. Con una población de unos 300 habitantes, fue fundado en la Edad Media. A pesar de que han vivido totalmente de espaldas una de la otra, en el siglo XIV, el pueblo pasó a formar parte del término de Sitges. El pueblo del Garraf se llena durante la temporada de verano. En él podemos encontrar su gran puerto deportivo, una iglesia dedicada a Santa María Estrella del Mar y también el “Celler Güell”, de autoría discutida entre Francesc Berenguer y Antoni Gaudí. Esta bodega es visible desde la carretera y actualmente forma parte de un restaurante.

La comarca del Garraf

La comarca del Garraf mantiene un gran equilibrio entre su espacio natural y su actividad agrícola, turística y comercial. La comarca está al abrigo del macizo que lleva el mismo nombre. Es una comarca de extensión reducida, la más pequeña después del Barcelonés. Heredera del retorno de los indianos que habían hecho fortuna en las américas y que invirtieron en el textil y las estructuras que han moldeado la comarca, así como las mansiones modernistas que podemos encontrar por todo el Garraf.

No hay mucha información sobre Las Casas del Garraf en Internet, por suerte encontré el blog de florencisalespla.blogspot.com.es y pude informarme de su historia.

Excursions: Les casetes del Garraf
Entre la platja i la via del tren, al peu de les muntanyes que formen la serra de Coma Roja, hi ha la pintoresca zona coneguda com les Cases del Garraf.
En aquesta mena de barri mariner construït sobre la sorra de la platja, ens trobem les conegudes “botigues”. Unes cabanes de fusta, pintades de verd i blanc, utilitzades antigament pels pescadors per guardar els estris i actualment remodelades. Aquest barri va ser creat gràcies i pel turisme, incipient a principis del segle XX. Les primeres casetes de les quals es té constància daten del 1923. Al llarg dels anys, es van anar aixecant més cabanes de fusta, d’estructura prou dèbil perquè els temporals les anés tirant a terra.
El 1931, el senyor Domingo Sorribas, amb permís de la Marina, va fer construir la primera caseta sobre pilars. Vist l’èxit de la construcción, d’altres es van animar a demanar el permís necessari i construir la seva pròpia caseta sobre pilars, establint certes normatives de construcció, com ara la separació d’un metre entre casa i casa, per ventilació, higiene i prevenció d’incendis. Al cap de 3 anys ja s’havien aixecat el total de 33 casetes que encara existeixen. El 1946, les casetes van ser pinades amb els colors que s’hi han mantingut fins avui dia, blanc i verd anglès. Tret d’alguns canvis, la propietat de les mateixes segueix sent dels descendents dels primers constructors. Recentment, la Generalitat les ha declarat bé del patrimoni pel seu interès històric i turístic.

El poble del Garraf
El petit poble del Garraf es troba a pocs metres. Amb una població d’uns 300 habitants, va ser fundat a l’edat mitjana. Malgrat que han viscut força d’esquenes una de l’altre, al segle XIV, el poble va passar a formar part del terme de Sitges. El poble del Garraf s’omple durant la temporada d’estiu. Hi podem trobar el seu gran port esportiu, una esglesiola dedicada a Santa Maria Estrella del Mar i també el celler Güell, d’autoria discutida entre Francesc Berenguer i Antoni Gaudí. Aquest celler és visible des de la carretera i actualment forma part d’un restaurant.

El Garraf
La comarca del Garraf manté un gran equilibri entre el seu espai natural i la seva activitat agrícola, turística i comercial. La comarca és a recer del massís del mateix nom. És una comarca d’extensió reduïda, la més petita després del Barcelonès. Hereva del retorn dels indians que havien fet fortuna a les amèriques i que van invertir en el tèxtil i les estructures que han modelat la comarca així com les mansions modernistes que podem trobar per tot el Garraf.